Últimas noticias

Hurts: Se trata de ser comercial manteniendo la dignidad

José Ignacio Núñez

Por J. Ignacio Núñez Leiva

Abogado de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Post Graduado en Derecho y especialista en Constitucionalismo y Garantísmo (2009) y en Justicia Constitucional (2012) por la U. de Castilla La Mancha. Magíster en Derecho Público de la P. U Católica de Chile. Diploma de Estudios Avanzados (DEA) y Candidato a Doctor en Derecho, U. de Castilla La Mancha. Imparte clases en diversos programas de pre y post grado en Chile. Autor de numerosas publicaciones científicas en las áreas de Derecho Público, Derechos Fundamentales y Teoría del Derecho, publicadas en distintos países de América y en España. Director del Área de Litigios de Novarum ADCA. Adicto a la cafeína, deportista de fin de semana y escritor de día domingo.

 

 

Demostré mi fascinación por ellos en mi anterior columna para LWYR Magazine. Y, desde ese momento, mi gusto por su música no ha hecho otra cosa que crecer.

Luego de leer un antiguo reportaje a los integrantes del grupo me decidí a incorporar en mi colección el disco debut de Hurts: “Happiness”. Mi interés por su obra se expandió a raíz de algunas ideas –honestas y dignas– planteadas en esa entrevista. «Nuestra música es ambiciosa y pretendemos llegar lo más alto posible. Se trata de ser comercial manteniendo la dignidad. Lo último que pretendemos es ser cool. No gustaremos a todo el mundo. Conocemos las razones que harán que cierta gente nos odie. Somos emotivos, intensos y grandilocuentes. Incluso excesivos«.

Me atrapó esta sincera declaración de principios, porque concilia el binomio marketing / dignidad sin ningún complejo. Y elude ese trauma derivado de la presión falaz, ciertamente elitista, por contraponer masividad y calidad en la música (o en el arte).

Al escuchar “Happiness” mi gusto y respeto por Hurts se incrementó. Cuando abrí el disco, una leyenda en su caja ya anticipaba que entre sus canciones había una senda de continuidad. Pretencioso, antes escribí que la banda mostraba en su posterior producción (Exile) “la perturbadora belleza del dolor”. Pero esa ampulosa intuición se confirmó al leer el lema de este primer LP: “Lento, Doloroso”. Y es que según los propios integrantes del dúo se gestó durante un periodo complejo: “»Nuestro estilo surgió naturalmente. Estuvimos tres años sin trabajo y sin dinero. Mi abuelo murió y heredé su ropa: casi todo trajes, camisas y zapatos (…) Estar cesante es una sensación horrible, pero descubrimos que con un traje puesto mantienes cierto orgullo”.

Las canciones de “Happiness” se ubican dentro de una electrónica de beats clásicos, incluso rústica. Aunque sin omitir su característico tono barroco en los sintetizadores, que el propio grupo tilda de grandilocuente y excesivo.

La gran diferencia entre los dos trabajos de estos ingleses radica  –pienso– en lo directas y francas de las letras de sus canciones de este primer álbum. A veces, lo dicho primero es lo más sincero y visceral. Y creo que así ocurre en este disco. Sus canciones están llenas de proclamaciones y promesas tan emotivas que seguramente emergieron en alguna inconsciente melancolía.

Por ejemplo, “Wonderful Life” comienza relatando “On a bridge across the Severn on a Saturday night Susie meets the man of her dreams. He says that he got in trouble and if she doesn’t mind. He doesn’t want the company…”.

“Blod, Tears & Gold” –una de mis favoritas– confiesa que “It’s 20 seconds since I»ve left you and I remember why I never looked back … I got no reason to forgive you…”.

Otras muestras son “Stay”, que con tono de plegaria pregona: “My whole life waiting for the right time and to tell you how I feel”, y “Unspoken”, una magnífica síntesis de esas frases que debieron decirse en algún momento de quiebre (amoroso, familiar, de amistad, incluso laboral) pero que, por prudencia, temor o esperanza, se guardaron.

En fin, sin extenderme más, los invito a oír “Happiness”. Vale la pena, al menos para decidir si ustedes se ubican entre quienes gustan de Hurts o aquéllos que los odian.

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.