Últimas noticias

Cambio de estación

  • La primavera es sinónimo de un nuevo look, por lo que los abogados chilenos Pedro Pablo Hansen y Ricardo Callejas lucen algunas refrescantes propuestas.

Texto: Miguel Ángel Cruz, director editorial de LWYR.

ImágenesAndrés Cabezas, para LWYR.

Vestuario: Mango Man.

 

“No importa cuánto dure el invierno, la primavera siempre llega”, dice un antiguo proverbio y la calidez de las últimas semanas no hace más que reafirmar el reciente cambio de estación.

La primavera es sinónimo de renacimiento y transformación, de días luminosos y de alza en las temperaturas promedio, de ganas de dejar atrás el encierro del invierno y empezar cosas nuevas, con ganas, con energías acumuladas… y con un vestuario renovado.

Para darles algunas ideas a nuestros lectores sobre este cambio de look, los abogados chilenos Pedro Pablo Hansen y Ricardo Callejas posaron para la cámara de LWYR con algunas propuestas de la marca Mango Man.

Aprovechamos la oportunidad para conversar con ellos sobre algunos tópicos de interés, los cuales resumimos en las siguientes líneas.

Pedro Pablo Hansen

  • Ser abogado. Algo que solo se aprende con el tiempo y que no enseñan en las escuelas de derecho.
  • Tu trabajo. Intenso y estresante a veces, pero no me imagino haciendo otra cosa.
  • Moda.  Es una forma personal e íntima de expresarse y que debe ser la antítesis de lo que “está de moda” que es pasajero e impuesto.
  • Instagram. Adictivo.
  • Vanidad. En pequeñas dosis, es justa y necesaria.
  • Una película.  “La Misión”, de Roland Joffé. Por haber estudiado en colegio jesuita me marcó ver el rol de la iglesia en la conquista española.
  • Una canción. “September” Earth, Wind and Fire, simplemente no pasa de moda.
  • Un/a político/a. Mi papá. Trabajó con Eduardo Frei Montalva y siempre me ha inculcado la justicia social y el arte de la política en favor de los demás.
  • Vacaciones. Por lo que arduamente trabajo todo el año.
  • LWYR. La nueva cara del derecho.

Ricardo Callejas

  • Ser abogado. Más que una meta personal y una profesión, fue y es la adquisición de una herramienta cuya importancia, eficacia y repercusión al auxilio social habla por sí sola.
  • Tu trabajo. Bajo mis reglas, administrando mi tiempo para evaluar y razonar, logrando la eficiencia con una presión autoimpuesta. Es bastante más sano y produce resultados satisfactorios para todos.
  • Moda. “Es el valor que aparece con mayor frecuencia”, si nos referimos a la ropa entendemos que son las prendas que más cantidad de gente usa. Bajo esa premisa es imposible distinguirse y diferenciarse del resto.
  • Instagram. Una vitrina poco objetiva que nos permite presumir esa realidad que nos gustaría vivir a diario. En conclusión, es un arma de doble filo. Algunos saben utilizarla a la perfección, otros no tanto.
  • Vanidad. Es el orgullo del que muestra un alto concepto de sí mismo con el fin y el deseo de ser admirado y considerado por todos. Algo que repudio y a lo que soy ajeno.
  • Una película. Es la forma perfecta de extraerse de la realidad y la rutina por un par de horas, pero este ranking lo lidera siempre la Lectura.
  • Una canción. Es –por excelencia– el canal para confesar emociones o transmitir alegrías y pesares, que sólo algunos logran captar a la primera y el resto interpreta a su manera.
  • Un/a político/a. Institución y bases en construcción, por el momento en Chile un “Político como Dios manda” está fuera de nuestra área de cobertura y/o temporalmente fuera de servicio.
  • Vacaciones. Algo que no necesitaríamos si fuéramos lo bastante valientes para arriesgarnos a ejecutar aquél proyecto que nos hace vibrar hasta el alma.
  • LWYR. Prueba fehaciente de que existen abogados que no están todo el día mirándose el ombligo; gracias a Copérnico quedó demostrado que todo el sistema gira sólo alrededor del sol. Y habemos algunos a los que nos interesa innovar y ampliar los horizontes.