Últimas noticias

“El deporte es una fuente inagotable de felicidad”

  • El joven abogado chileno Alejandro Meyohas lleva casi una década practicando artes marciales y es un convencido que el deporte forja el temple y el espíritu.

Texto: Miguel Ángel Cruz, director editorial de LWYR.

Imágenes: Andrés Cabezas, para LWYR.

 

Alejandro Meyohas Bronfman es un joven abogado chileno y desde comienzos de la presente década decidió practicar de las artes marciales. De hecho, desde 2015 se enfocó en una disciplina en particular llamada “Sanda”, de la cual hoy es cultor profesional y seleccionado nacional.

Según cuenta, desde niño le llamaron la atención las artes marciales, veía películas de acción y eventos deportivos relacionados con combates. “En el colegio comencé practicando Judo y después Kick Boxing. Sin embargo, fue terminando la universidad que conocí el estilo de Kung Fu Choy Lee Fut”.

Su hermano Julián le comentó que estaba buscando un arte marcial tradicional, con un entrenamiento físico potente y que incluyera el uso de armas tradicionales. Después de un breve estudio de mercado fueron juntos a una primera clase en la escuela de Kung Fu “Choy Lee Fut Chile” de los maestros Raúl y Marcel Toutin, que en esa época tenían una sede en la comuna de Las Condes. Desde ese momento han pasado 8 años y no ha dejado de practicar, salvo por lesiones.

“Entrené Kung Fu Choy Lee Fut durante 5 años de forma sistemática y al finalizar el primer año de práctica tuve mi primer combate de Sanda en un torneo nacional. Durante varios años practiqué ambas disciplinas. Sin embargo, a finales del año 2015 decidí enfocarme únicamente en el Sanda.

– ¿De qué se trata la técnica del Sanda, desde cuándo se practica en Chile y cuál es el nivel de nuestros seleccionados?

– El Sanda es el deporte de contacto pleno del Wushu Kung Fu. La palabra Sanda significa en chino “Combate a distancia o combate libre”. El Sanda consta de golpes de puño, piernas y derribos (lances y proyecciones) y se pelea en un ring sin cuerdas denominado “Leitai”, de una superficie de ocho metros cuadrados y elevada a 60 centímetros del piso.

La práctica del Sanda en Chile es relativamente nueva. Recién hace 15 años hay escuelas que lo imparten de forma seria, pero sólo entre los últimos 8 a 5 años se ha hecho más conocido. En relación con el nivel competitivo de la selección nacional, ha ido mejorando y hoy tenemos un buen nivel, considerando que estamos en promedio con la mayoría de las selecciones de Sudamérica. Salvo Brasil y Perú, que tienen más años de experiencia y circuito competitivo. Además de algunas excepciones de Argentina. No obstante lo anterior, actualmente la selección chilena de Sanda es reconocida y respetada en el circuito internacional.

– Ha sido seleccionado nacional. ¿Qué se siente representar a Chile en el extranjero y qué resultados ha obtenido?

– Representar a Chile es algo único. Llevar la bandera de tu país en eventos internacionales es un honor y una gran responsabilidad. El año 2015 tuve la oportunidad de viajar junto a cuatro atletas y el técnico nacional Gustavo Fellenberg a competir en el sudamericano de Wushu, en Asunción, Paraguay. El mismo año y, debido al buen desempeño del equipo nacional en el sudamericano, fuimos invitados por la Federación mexicana de Wushu Kung Fu al campeonato NORCECA (Norte y Centro América) de Sanda realizado en la ciudad de Monterrey. A partir de ese momento y hasta la fecha he representado a Chile en cinco campeonatos internacionales: Dos campeonatos sudamericanos de Wushu, dos copas sudamericanas de Sanda y un panamericano de Wushu, obteniendo podios y  medallas para el Sanda chileno. He sido medallista cinco veces, obteniendo una medalla de plata y cuatro bronces.

Actualmente, la categoría internacional adulto oficial abarca entre los 18 y 40 años incluidos, esto según el Reglamento de la IWUF (Internacional Wushu Federatión), que es el organismo internacional que lidera y tutela el circuito de Sanda más importante a nivel mundial y que rige también para nuestra federación y, por consiguiente, a nosotros como atletas.

Aprovecho la oportunidad para comentarles que este año es muy importante para el Wushu Mundial, debido a que se realizará el 15° Mundial de Wushu en Shangai, China, además del sudamericano de Wushu en La Paz, Bolivia, eventos en los que Chile estará presente.

– ¿En qué área del Derecho ejerce y cómo compatibiliza el trabajo de abogado y su dedicación al deporte?

– Actualmente, soy subgerente legal del Grupo Inmobiliario “Gespania”, donde ejerzo como abogado interno, principalmente en las áreas del Derecho inmobiliario, civil y corporativo, además de asuntos laborales.

Respecto de la forma de compatibilizar trabajo con entrenamiento y competencias, es bastante complejo y agotador. Habitualmente, entreno de tres a cinco veces por semana, de lunes a viernes, siempre por las noches y fines de semanas y feriados temprano en la mañana.

En relación con las competencias internacionales, en mi calidad de seleccionado nacional cuento con el apoyo de la “Federación Chilena de Wushu, Kung Fu, Taichi”, organismo que se preocupa de gestionar ante el IND (Instituto Nacional del Deporte) los certificados necesarios para justificar los permisos ante empleadores y otros por el plazo que duren las competencias. Sin embargo, lo más difícil es mantener el nivel competitivo, ya que demanda entrenamientos exhaustivos, otros regenerativos, comida sana y descanso reponedor. Todo lo anterior, sumado a la exigencia laboral propia de un abogado y que, en mi caso particular, he logrado organizar gracias a mi compañera de vida, Andrea Yarur Pérez.

– ¿Considera sedentario al estilo de vida del abogado? ¿Cómo se puede motivar a practicar deporte a aquellos que, además de ejercer la profesión, son padres y tienen otras obligaciones más allá del puro trabajo?

– Pienso que sí. No obstante, no quisiera responder de forma genérica, ya que hoy muchas personas con trabajos tradicionales y exigentes logran crearse un espacio para practicar deportes y así mejorar su calidad de vida. Sin embargo, el deporte competitivo es otra cosa y requiere de mucha voluntad y organización para rendir en todos los aspectos.

Respecto de la forma de motivar la práctica del deporte para quienes ejercen la profesión de abogados y también son padres, les diría que lo mejor en la vida es compartir con sus hijos y que a través del deporte se logran grandes alianzas y se forjan el temple y el espíritu. Además, el deporte es una fuente inagotable de felicidad y creo que nadie diría lo contrario.

– En lo relativo a los “temas país”, ¿qué discusiones legislativas le interesan y cuál es su postura al respecto?

– Todas las discusiones relacionadas con las macro reformas de los últimos años, tales como educación, tributaria, laboral y otras me preocupan. Sin embargo, enfocado en mi rubro, existen varias preocupaciones, tales como la incerteza jurídica relacionada con el otorgamiento de Permisos de Edificación, la excesiva intromisión de instituciones como Contraloría, el funcionamiento errático y diverso de las Direcciones de Obras, las diferencias de criterio e interpretación de la normativa relacionada con el ordenamiento territorial, el poco entendimiento de alcaldes y concejales frente al desarrollo de proyectos inmobiliarios, el empoderamiento ciudadano mal ejercido, entre otros.

Todo lo anterior, considerando que las ciudades son cada vez más complejas y que los proyectos inmobiliarios deben estar a la altura para entregar una mejor calidad de vida, haciendo ciudades más mables, modernas, bien conectadas e integradas.

 

Ficha personal

Nombre completo: Alejandro David Meyohas Bronfman.

Universidad donde estudió: Universidad Diego Portales.

Un/a profesor/a que recuerde: Gastón Gómez y Leonor Etcheverry.

Un deportista chileno que admire: Marcelo “El Chino” Ríos, Tomás González, Kristel Krobrich, Bárbara Riveros, entre otros.

Al deporte chileno le falta: Más apoyo y recursos estatales. Incluir el Wushu al Comité Olímpico de Chile, COCH.